DECRETO 25/2007, de 23 de febrero, del Consell, de declaración del Paisaje Protegido de la Serra del Maigmó y Serra del Sit. [2007/2551]

Sección:I - Disposiciones Generales
Emisor:Conselleria de Territorio y Vivienda
Rango de Ley:Decreto
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

DECRETO 25/2007, de 23 de febrero, del Consell, de declaración del Paisaje Protegido de la Serra del Maigmó y Serra del Sit. [2007/2551] El conjunto de montañas del Maigmó, el Sit, Despenyador, l'Argüenya, Serra de Castalla, Serra del Flare, y Sierra del Caballo, situado entre las comarcas del Alt Vinalopó, Vinalopó Mitjà, l'Alacantí y l'Alcoià, forman un espacio natural de vital importancia, tanto para el conjunto natural de los ecosistemas como para el esparcimiento social de las poblaciones de las comarcas que las rodean.

El conjunto de estas sierras, cuyo hito más emblemático es el Maigmó, con 1.296 metros de altitud, forman un núcleo natural de gran importancia para los numerosos hábitats y especies de flora y fauna que le son propios a estos paisajes del interior de la montaña mediterránea. La ubicación de este grupo de macizos juega un papel importante en la conectividad entre la parte montañosa de las sierras Diánicas del norte de la provincia de Alicante, perteneciendo al sector fitosociológico setabense, con las sierras y altiplanicies del sur de Alicante, perteneciente al sector alicantino de la provincia corológica murciano-almeriense. La fauna asociada a estos ecosistemas diverge en un espectro tan amplio como lo hacen sus especies vegetales al encontrarnos entre dos sectores fitosocilógicos diferentes, derivados de sus propias características climáticas y orográficas.

La parte sur, caracterizada por las condiciones peculiares del dominio semiárido peninsular, contrasta con una remarcada presencia de representaciones corológicas setabenses en sus vertientes orientales y septentrionales, donde la presencia de 'pous de neu' nos revela las características climáticas más frías de estas sierras y la consecuente existencia de especies más exigentes de humedad y bajas temperaturas.

Por este motivo, nos encontramos en un territorio ecotonal, con unos elevados índices de biodiversidad, y cuyo paisaje logra cotas de una gran belleza y representatividad.

Este conjunto geomorfológico ha conservado el paisaje característico de las zonas montañosas alicantinas del interior, a pesar de la severa presión antrópica que ha transformado los municipios circundantes y que ha conducido a una progresiva desaparición de los elementos agrícolas tradicionales de esta región. Estas sierras constituyeron una gran reserva de leñas, carbón y pastos (entre otros productos forestales), lo cual contribuyó al desarrollo de los municipios de alrededor, y de otras actividades, como la industria minera de Agost o Biar, o en el negocio de la nieve, destacando la Cava de Planisses, el Pozo de Carrascalet y otras enclavadas en las umbrías de las sierras del Maigmó y l'Argüenya.

Situado a pocos kilómetros de la ciudad de Alicante, y de los núcleos poblacionales de Elda-Petrer, Villena y la Foia de Castalla, este conjunto natural representa el centro más importante de acogida del esparcimiento de estas localidades, así como de muchos visitantes de fuera de estas comarcas. Destaca la presencia de una ruta senderista de gran recorrido (GR-7) y diversos senderos de pequeño recorrido (PR). El paisaje que ofrece este conjunto natural es merecedor de ser objeto de protección y ordenación. Al mismo tiempo, éste requiere de la infraestructura necesaria para el disfrute del visitante de este espacio natural dentro de un marco de conservación de los hábitats y su fauna asociada.

El montañismo ha sido y es una actividad deportiva que se ha practicado tradicionalmente en la sierra del Maigmó, y que ha supuesto un contacto directo de los montañeros con la naturaleza a través de actividades como el senderismo, la escalada y otros deportes en la naturaleza. Estas actividades deberán integrarse en la ordenación de este espacio natural, a fin de que puedan seguir ofreciendo alternativas de tiempo libre a los ciudadanos.

Se ha elegido la figura de Paisaje Protegido por considerar que sus valores naturales y paisajísticos son merecedores de una protección especial, tanto por su relación armoniosa entre el hombre y el medio natural, como por sus valores estéticos o culturales. Es por eso que este espacio debe ser preservado de aquellos elementos y actuaciones que rompen esta armonía, ya que éste es el fundamento del objeto de protección.

El régimen del Paisaje Protegido debe atender a esta realidad territorial y, en consecuencia, no se configura de forma estática, sino que asienta las bases para un mecanismo de gestión activa basado en una atención especial a los procesos económicos, sociales y territoriales que son responsables de la evolución del sistema y de su adaptación a las nuevas realidades históricas. Por estas razones, diferentes Ayuntamientos han solicitado la protección de este espacio natural por medio de la figura del Paisaje Protegido.

La iniciativa para preservar los relevantes valores ambientales, paisajísticos y culturales de la zona debe basarse en la premisa de compatibilizar los programas de actuación con el desarrollo de aquellas actividades y usos que han contribuido a configurar tales valores, o que por sus características resultan coherentes con los mismos. Desde este punto de vista, la adopción de un régimen de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA